Archivos para noviembre, 2012

Era mi primera CAS, igual que fue mi primer AOS hacia pocos meses. Debo reconocer que el feedback inicial no era demasiado esperanzador ya que muchos desde diferentes puntos coincidían en que la mayoría de charlas eran de empresarios hablando de “sus libros”. La verdad fué que una vez allí asistí a pocas de esas pero a las que asistí fueron una autentica pasada, llenas de planteamientos inteligentes y coherentes para con sus propias organizaciones, negocios y clientes.

Todavía sin ibuprofeno, me adentré en la sala Malinche para escuchar la keynote de Masa K. Maeda, la cual debo reconocer que cuanto menos no logró inspirarme, aunque eso no perturbaría mi ánimo totalmente predispuesto a disfrutar y aprender al máximo durante los dos días que se . Debo decir que dos días después tuve el placer de reencontrarme con Masa en Madrid, donde realizó una charla de clausura de la LeanCamp Madrid que fué magistral y enormemente inspiradora. Yo mismo le reconocí a Masa que me hubiese encantado tener esa charla en Cáceres.

Twit LeanCamp Madrid

Para mi primera charla del Jueves me reservé “Una historia de Agilismo” de la mano de, quien resultó ser el CEO de Biko, Diego Cenzano explicando su visión de su propia empresa y exponiendo con total claridad los 10 impedimentos para lograr los objetivos de cualquier empresa. Era imposible no observar, en cada uno de los puntos expuestos, a gran parte de la audiencia asistiendo en silencio como acto de reconocimiento explícito de que diego estaba dando en el clavo.

En esa charla tuve mi primer orgasmo que llegó con la propuesta de Diego, hecha realidad en Biko, acerca de la Cuenta de Resultados Bottom-Up. Equipos autónomos, conocedores de sus costes y con capacidad para definir su propia tarifa en base a su velocidad. OMG! WTF! Demasiado bonito para ser cierto… el único problema, tal como luego me reconoció Diego, era la imperiosa necesidad de reforzar la imagen del “Equipo Biko” que prevaleciese sobre la independencia de cada uno de sus equipos (Ups! he dicho independencia?) pero ya estaban haciendo foco en esa linea.

Lamenté no asistir a otros orgasmos colectivos, como las charlas de Uriarte y Guillermo Montoya de Deiser, que Twitter se encargó de evidenciar a través del hashtag de la conferencia. Al menos con la de Guillermo tuve la suerte de asistir a la Beta de su charla en Barcelona hacia la primavera pasada. Y confio que algún dia Jorge nos regale una repetición de la jugada, ya que si no me equivoco su charla no fue grabada (Lo dejo como punto de mejora para la CAS bilbaína de 2013).

Entre horas, aparte de los obligados cafés y las más que interesantes charlas de pasillo, asistí a alguna que otra charla corta y debo reconocer que me quedé muy insatisfecho. Los apenas 10 minutos de Ariel Ber abordando las “Comunidades de prácticas” y otros tantos minutos de Jorge Uriarte sobre el “Sesgo de Confirmación” fueron, lo mire como lo mire, un coitus interruptus. Grandes ponentes con grandes temas entre manos que debían ser reducidos a la mínima expresión presas del autoritario reloj. Me hubiese gustaria poder alargar esas charlas al menos media hora más para que no se quedasen únicamente en meras píldoras. Aún así, como digo, fueron unos minutos brillantes y la valentía de Ariel al utilizar el formato Pecha Kucha por la exigencia que le supone al ponente.

Después de una mañana intensa llegaba la hora de comer y la organización había optado por un tapeo de pié que propició un buen networking y conversaciones regadas con buen vino y acompañadas por viandas típicas, entre las que destacaron el buen jamón y las tortas del Casar.

Por la tarde opté por sacrificar el resto de sesiones para adentrarme de lleno en el taller sobre “Aprender y explicar Agile ágilmente” a cargo de Ariel Ber. La verdad es que soy ultra #fan de Ariel, pero siempre es un placer asistir a una de sus sesiones. El taller se inició con algunas dinámicas de toma de contacto con el objetivo de conocer a la audiencia que tenía ante él. Luego, tomando el rol de Product Owner algo estereotipado, nos hizo construir un Barco iterativo incremental. Para mí la dinámica más potente fue la de los Triángulos Equiláteros cuya finalidad fue evidenciarnos a todos las dependencias implícitas en un sistema complejo.

Tras un reducido descanso retomamos el taller realizando una charla-debate en el que abordamos temas más concretos acerca de la aplicación de Agile en nuestros proyectos. Para ello utilizamos la dinámica FishBowl lo cual, propiciando la participación de todos los asistentes, enriqueció enormemente la conversación.

Y así acabo el primer dia de la Conferencia, aunque no del todo…

La organización nos había preparado dos eventos nocturnos. Primero realizamos una visita guiada a la Ciudad Histórica de Cáceres. Sólo os digo que fue una experiencia muy interesante y… no os explico nada más! Si queréis saber detalles tendréis que ir a Cáceres 😉

Luego nos habían reservado durante unas horas un restaurante del centro donde volvimos a degustar tapas y vinos de la comarca, momento en el que retomaron conversaciones mas que interesantes y conociendo con ellas, por vez primera, a gente increíble, aunque a esas horas los vinos ya habían hecho efecto 😉

La noche acabó temprano, tras unos últimos Gintonics, ya que a la mañana siguiente debíamos retomar la Conferencia. O sea que cuando aún no eran las 5 de la madrugada y tras acompañar al último grupo a su hotel, fuimos en busca del merecido, aunque corto, descanso.

 

Mañana más.

Anuncios

de Barcelona a Cáceres

Desde el primer momento supe que este año asistiría a la CAS, sin excusas, la Conferencia anual de Agile Spain la prueba es que me hice con una de las primeras entradas “Early Bird” e intenté colaborar (pobremente) en la organización del evento, aunque debo reconocer que llegarme hasta Cáceres no me hacia especial ilusión. Que se me había perdido en Cáceres? No podían haber escogido una ciudad peor comunicada?

A esos problemas logísticos se le sumaba la necesidad de ir en avión y buscando la opción más económica la propuesta era ir de Barcelona a Sevilla con Ryanair para luego tomar un coche de alquiler hasta Cáceres. Como buen catalán me preocupaban los gastos pero la opción de Ryanair se me hacia cuanto menos desagradable.

Con esta fijación en la cabeza me propuse barajar tantos planes B como pudiera plantearme. Y se me acabó ocurriendo la idea de aprovechar el viaje alquilando una autocaravana, opción que también nos ahorraba el alojamiento. Y así nació la propuesta de hacer el primer #MOSCAS, acrónimo de “Motorhome Open Space to Conferencia Agile Spain”. Es decir, no sería interesante celebrar un Open Space en ruta tratando las inquietudes profesionales y sociales de los pasajeros asistentes? Total, la estimación optimista de 10 horas de conducción daban para ello y mucho más. Y de regreso tendríamos el mismo tiempo para continuar la experiencia.

Así fue que lo propuse a la comunidad de Agile Barcelona y en nada ya tenia a Bea, Ignasi y Carlos interesados por acompañarme en la aventura. En nada habíamos confirmado la existencia de un aparcamiento de autocaravanas full-equip y gratuito en Cáceres a apenas mil metros del centro de conferencias lo cual hacia aún mejor la propuesta.

Ya me veia reservando la parte trasera del vehículo para ubicar el tablón con los slots. Una “Happiness Door” colocada en el interior de la puerta trasera de la caravana. A la altura de Vilafranca ya habríamos expuesto los temas que querríamos tratar y los estaríamos priorizando mediante “Dot Voting“. En el camino de regreso podríamos haber enfocado el Open Space a compartir, debatir y profundizar las charlas a las que hubiésemos asistido.

Al final, lamentablemente, el alquiler de semejante vehículo tenia asociado límite de kilometraje por lo que la intención de recorrer más de 2.000 kilómetros incrementaba el presupuesto a cotas incoherentes, por lo que retomamos el plan original de viajar con RyanAir.

Tras no pocos zarandeos entre nubes llegamos a Sevilla y ya pasadas las 11 de la noche de la noche llegamos a Cáceres justo para aprovechar las últimas horas de los hosteleros del lugar para degustar exquisiteces locales acompañada de una buena charla político-independentista acompañados por el dueño del restaurante. Todo estaba siendo idílico hasta que se nos ocurrió aceptar la invitación para degustar un tremendo orujo blanco, que pasaron a ser tres más un gintonic, lo cual hizo que la noche se acortase en exceso y el madrugón para asistir a la keynote de Masa K. Maeda resultase tremendamente doloroso.

Luego el día se despejó gracias a un generoso ibuprofeno y pudimos disfrutar de un Jueves repleto de buenas charlas y esperados reencuentros…