Archivos para octubre, 2013

seals navy training

Considero que mi trabajo es un camino repleto de aprendizaje y experimentación. Me obligo a ello ya que nunca ningún equipo ni empresa con las que colaboro será idéntica a la anterior por lo que el formato y enfoque de mi colaboración son diseñados según sean las necesidades y sobretodo la realidad interna de la organización.

La única acción que es innegociable es, durante las primeras 2 horas de la colaboración, realizar una sesión retrospectiva para aflorar la actual situación desde el punto de vista del propio equipo y consensuar qué acciones seria viable realizar. Y digo equipo en el sentido más amplio de la palabra, considerando como tal el total de personas que conforman el alcance del cambio que se propone realizar: a veces es el equipo de desarrollo, a veces es toda la organización.

En la mayoría de los casos hasta la fecha, tras esta sesión retrospectiva mi propuesta se centraba en la realización de varias sesiones de formación, tan intensa según se requiriese, seguida de una bolsa de horas de mayor o menor volumen centrada principalmente en crear las herramientas de gestión visual así como facilitar las principales sesiones para organizar el trabajo requerido: Planificación, Refinamiento de requerimientos, Consensuar el plan estratégico y/o de negocio, Conceptualización de producto, Sincronización de equipos, Demostraciones de producto entregado, siguientes Retrospectivas, etc. Todas ellas sesiones periódicas.

Realmente el método de colaboración ha venido funcionando y puedo decir con certeza que las implantaciones realizadas han tenido un 100% de éxito, pero en cuanto al calado de los valores y principios fundamentales de la nueva metodología estaríamos hablando de un % bastante menor. Siempre había personas y partes de la organización en las que no acababa de empapar totalmente el objetivo y la filosofía de colaboración.

Mi visión al respecto de esta situación, consensuada con algunos compañeros de profesión, era que no estaba logrando suficiente intensidad en una fase realmente crítica por el cambio de paradigma al que estaban pivotando los equipos, y la organización con ellos.

Desde mi punto de vista esa intensidad, en lo que implicaba a permanecer en un cliente a jornada completa, se me hacía difícil de digerir. Siempre he intentado exigirme un alto nivel de retorno de inversión para mis clientes y, a priori, el hecho de consumir horas y jornadas demasiado rápido me hacía temer que no se pudiesen realizar todas las acciones necesarias para lograr el fin.

Aún así, de un tiempo a esta parte, he venido planteando colaboraciones de mayor intensidad para maximizar el calado del cambio pero siempre había una excusa, ya fuese de plan de trabajo que no podía ser modificado, de agendas o simplemente presupuestaria que no permitían que dicho formato de alta intensidad fuese llevado a la práctica.

Pero a principios de Octubre por fin mi propuesta era aceptada. Era lo que llamé la ‘Cláusula Chicote’, en honor del cocinero Alberto Chicote y al programa que presentaba ‘Pesadilla en la Cocina’. Al final la cláusula quería reflejar el espíritu del programa en cuestión y venia a decir:

  1. Durante el servicio se priorizará el aprendizaje y el cambio a la propia producción.
  2. Volveré por sorpresa transcurridas varias semanas del fin del servicio para valorar si el método permanece y si han continuado mejorando.
  3. El caso, exitoso o no, será publicado.

Literalmente, el primer punto planteaba ‘secuestrar’ al equipo para que trabajase siguiendo únicamente mis directrices y pudiendo llegar a no entregar nada de producto durante la colaboración que se concentraría en una única semana a jornada completa.

Este enfoque tenia un triple beneficio:

  1. Confirmaba que el cliente apostaba firmemente por el cambio, evitando Falsos Positivos, tanto por el desembolso de mis honorarios como por la más que probable reducción de productividad. Una curva J en toda regla y un enorme acto de fe digno de mención.
  2. La convivencia con los equipos permitia evidenciar necesidades personales, además de las sistémicas, de forma mucho más clara.
  3. El seguimiento constante aseguraba que el cambio metodológico se aplicase sin fisuras.

El servicio se llevó a cabo la pasada semana y puedo decir que fue un verdadero éxito, superando todas mis expectativas. La situación inicial era complicada como pocas: Un equipo recién desmembrado por haber sido necesario aplicar una peculiar reducción de personal, personas altamente capacitadas y enormemente desmotivadas. Caracteres muy fuertes y enfrentados dentro del equipo. Una dirección de producto sin rumbo claro ni estrategia definida. Un entorno A.S.M. (A Salto de Mata) que hacía inviable cualquier priorización ni cumplimiento de plazos. Un producto de gran dimensión y complejidad que era, y es, difícilmente mantenible. En resumen, un caldo de cultivo para desaparecer como empresa a pesar de tener un producto de gran relevancia que había logrado hacerse un hueco entre los gigantes de su sector.

Para ir al grano, fueron cinco agotadoras jornadas en las que en todo momento (sesiones de trabajo, formaciones, cafés, conversaciones de pasillo, comidas, etc) se estaba formando y reforzando las bases de la metodología propuesta, constantemente limando asperezas, alineando objetivos, explicitando límites y educando a todos en los riesgos de una mala o inexistente política de prioridades. En definitiva, creando un Equipo real!

Hoy, ya recuperado y descansado, puedo decir que todas las partes hemos obtenido un enorme beneficio de esta experiencia y como digo siempre, confío que no requieran de mis servicios en mucho tiempo. Señal inequivoca de que están creando su propio camino de forma consciente.

P.S: He hecho referencia explícita al agotamiento sufrido durante esta colaboración y os aseguro que no es ninguna exageración. Al exigirte un máximo nivel de presencia real y de escucha activa de forma mantenida hace que las fuerzas vayan menguando a un ritmo más rápido de lo habitual. Me permito aportar un par de consejos (que yo en demasiadas ocasiones no me aplico):

  1. Dormid un mínimo de 7 horas la noche antes de cada sesión.
  2. Respetad las comidas tanto en cantidad y calidad, como en horario.

Buen provecho y Mejor Servicio!

Anuncios