Archivos de la categoría ‘Uncategorized’

seals navy training

Considero que mi trabajo es un camino repleto de aprendizaje y experimentación. Me obligo a ello ya que nunca ningún equipo ni empresa con las que colaboro será idéntica a la anterior por lo que el formato y enfoque de mi colaboración son diseñados según sean las necesidades y sobretodo la realidad interna de la organización.

La única acción que es innegociable es, durante las primeras 2 horas de la colaboración, realizar una sesión retrospectiva para aflorar la actual situación desde el punto de vista del propio equipo y consensuar qué acciones seria viable realizar. Y digo equipo en el sentido más amplio de la palabra, considerando como tal el total de personas que conforman el alcance del cambio que se propone realizar: a veces es el equipo de desarrollo, a veces es toda la organización.

En la mayoría de los casos hasta la fecha, tras esta sesión retrospectiva mi propuesta se centraba en la realización de varias sesiones de formación, tan intensa según se requiriese, seguida de una bolsa de horas de mayor o menor volumen centrada principalmente en crear las herramientas de gestión visual así como facilitar las principales sesiones para organizar el trabajo requerido: Planificación, Refinamiento de requerimientos, Consensuar el plan estratégico y/o de negocio, Conceptualización de producto, Sincronización de equipos, Demostraciones de producto entregado, siguientes Retrospectivas, etc. Todas ellas sesiones periódicas.

Realmente el método de colaboración ha venido funcionando y puedo decir con certeza que las implantaciones realizadas han tenido un 100% de éxito, pero en cuanto al calado de los valores y principios fundamentales de la nueva metodología estaríamos hablando de un % bastante menor. Siempre había personas y partes de la organización en las que no acababa de empapar totalmente el objetivo y la filosofía de colaboración.

Mi visión al respecto de esta situación, consensuada con algunos compañeros de profesión, era que no estaba logrando suficiente intensidad en una fase realmente crítica por el cambio de paradigma al que estaban pivotando los equipos, y la organización con ellos.

Desde mi punto de vista esa intensidad, en lo que implicaba a permanecer en un cliente a jornada completa, se me hacía difícil de digerir. Siempre he intentado exigirme un alto nivel de retorno de inversión para mis clientes y, a priori, el hecho de consumir horas y jornadas demasiado rápido me hacía temer que no se pudiesen realizar todas las acciones necesarias para lograr el fin.

Aún así, de un tiempo a esta parte, he venido planteando colaboraciones de mayor intensidad para maximizar el calado del cambio pero siempre había una excusa, ya fuese de plan de trabajo que no podía ser modificado, de agendas o simplemente presupuestaria que no permitían que dicho formato de alta intensidad fuese llevado a la práctica.

Pero a principios de Octubre por fin mi propuesta era aceptada. Era lo que llamé la ‘Cláusula Chicote’, en honor del cocinero Alberto Chicote y al programa que presentaba ‘Pesadilla en la Cocina’. Al final la cláusula quería reflejar el espíritu del programa en cuestión y venia a decir:

  1. Durante el servicio se priorizará el aprendizaje y el cambio a la propia producción.
  2. Volveré por sorpresa transcurridas varias semanas del fin del servicio para valorar si el método permanece y si han continuado mejorando.
  3. El caso, exitoso o no, será publicado.

Literalmente, el primer punto planteaba ‘secuestrar’ al equipo para que trabajase siguiendo únicamente mis directrices y pudiendo llegar a no entregar nada de producto durante la colaboración que se concentraría en una única semana a jornada completa.

Este enfoque tenia un triple beneficio:

  1. Confirmaba que el cliente apostaba firmemente por el cambio, evitando Falsos Positivos, tanto por el desembolso de mis honorarios como por la más que probable reducción de productividad. Una curva J en toda regla y un enorme acto de fe digno de mención.
  2. La convivencia con los equipos permitia evidenciar necesidades personales, además de las sistémicas, de forma mucho más clara.
  3. El seguimiento constante aseguraba que el cambio metodológico se aplicase sin fisuras.

El servicio se llevó a cabo la pasada semana y puedo decir que fue un verdadero éxito, superando todas mis expectativas. La situación inicial era complicada como pocas: Un equipo recién desmembrado por haber sido necesario aplicar una peculiar reducción de personal, personas altamente capacitadas y enormemente desmotivadas. Caracteres muy fuertes y enfrentados dentro del equipo. Una dirección de producto sin rumbo claro ni estrategia definida. Un entorno A.S.M. (A Salto de Mata) que hacía inviable cualquier priorización ni cumplimiento de plazos. Un producto de gran dimensión y complejidad que era, y es, difícilmente mantenible. En resumen, un caldo de cultivo para desaparecer como empresa a pesar de tener un producto de gran relevancia que había logrado hacerse un hueco entre los gigantes de su sector.

Para ir al grano, fueron cinco agotadoras jornadas en las que en todo momento (sesiones de trabajo, formaciones, cafés, conversaciones de pasillo, comidas, etc) se estaba formando y reforzando las bases de la metodología propuesta, constantemente limando asperezas, alineando objetivos, explicitando límites y educando a todos en los riesgos de una mala o inexistente política de prioridades. En definitiva, creando un Equipo real!

Hoy, ya recuperado y descansado, puedo decir que todas las partes hemos obtenido un enorme beneficio de esta experiencia y como digo siempre, confío que no requieran de mis servicios en mucho tiempo. Señal inequivoca de que están creando su propio camino de forma consciente.

P.S: He hecho referencia explícita al agotamiento sufrido durante esta colaboración y os aseguro que no es ninguna exageración. Al exigirte un máximo nivel de presencia real y de escucha activa de forma mantenida hace que las fuerzas vayan menguando a un ritmo más rápido de lo habitual. Me permito aportar un par de consejos (que yo en demasiadas ocasiones no me aplico):

  1. Dormid un mínimo de 7 horas la noche antes de cada sesión.
  2. Respetad las comidas tanto en cantidad y calidad, como en horario.

Buen provecho y Mejor Servicio!

Anuncios

It’s so Physical!

Publicado: 4 agosto, 2013 en Uncategorized

Visual Management

Me considero un ‘Anti-Tools’.

Supongo que llevo al extremo el primer valor del manifestó ágil: “Personas y sus interacciones sobre procesos y herramientas”, supongo que es debido a que siempre, en algún momento de mis proyectos, he acabado prestando más atención a la herramienta y a las métricas que me proporcionaba en vez de centrarme en lo verdaderamente importante: El producto y el equipo (Joserra me diría que no lo separara ; )

Algunos dirían que fuese lo que fuese verdaderamente importante seguro que la herramienta era capaz de medirlo y trackearlo. Otros me dirán que no usar un Jira y tener que ensuciar una pared de la oficina con papelitos para conocer el estado de un proyecto es absurdo a la vez que anacrónico.

Bueno, sea como sea, mi consejo siempre será empezar visualizando el proceso actual con el mínimo coste posible y con la máxima transparencia y ahí es donde me proclamo #muyfan de post-its, Eddings, tizas y paredes en blanco.

Uno de mis mentores ágiles me dijo hace tiempo: “Si realmente quieres favorecer la mejora en tu organización, descuelga estos absurdos cuadros con mensajes sobre la Visión y Misión de la compañía y aprovecha las paredes para que radien la verdadera información relevante. Y desde entonces, esa recomendación de hacer paredes usables es mi máxima.

Cuando hayas evidenciado tu proceso de trabajo y tu flujo real de entrega de valor (lo cual os aseguro, por absurdo que parezca, que no es para nada trivial y que no lo vais a poder aflorar a la primera) y una vez lo hayais trabajado y tuneado para sacarle gran parte de las mejoras que requería y permitía dicho proceso entonces sí, si lo seguís viendo oportuno, pasad ese proceso a una herramienta electrónica.

Es evidente que una herramienta ayudará en mucho a ciertos equipos, sobretodo si estos trabajan de forma distribuida, para lograr mantener de forma centralizada toda la información del proyecto que los une, entre otros beneficios…

Pero cuando estamos trabajando en un equipo co-ubicado, para mí no hay mejor artefacto que un radiador de información físico, a poder ser de 2 x 3 metros (por decir algo) colocado, evidentemente, muy cerca del equipo que lo mantiene actualizado pero a la vez también cerca de la zona de Dirección y Managers ya que ellos son quienes “deberán perder el culo” (perdón) para resolver cualquier impedimento que aflore el equipo, y que mejor manera que ver una tarjetita roja en la puerta de su despacho.

Claro! Gastemos papelitos de colores y cortemos arboles en lugar de enviar un correo electrónico con copia al gerente. Menuda chorrada, dirán algunos.

Pues yo os diría que tal chorrada es una cosa como la otra. Si realmente el equipo tiene un impedimento alguien del equipo, y no importará quien, deberá asegurarse de hacer explícito el problema y asegurarse de que aquel que pueda resolverlo se dé por informado y se ponga las pilas. Es decir, si el gerente está en su despacho allí que nos iremos para poner en práctica la comunicación cara a cara que, por lo que sé, resulta ser bastante efectiva ; )

La importancia para mí no está en los paneles que ocupan paredes enteras, ni el los post-its de colores que la adornan, ni en los diagramas que nos indican que avanzamos a un ritmo algo más lento del que esperábamos.

La importancia para mí es que todos estos elementos hacen que la información esté presente permanentemente, tanto la buena como la mala. Los bloqueos y cuellos de botella están ahí, doliendo a la vista y al alma del equipo y la organización, esperando a que alguien tome cartas en el asunto.

Estos artefactos, aparte de radiadores de información, son generadores de conversaciones importantes y aceleradores de decisiones.

Siempre podremos adornar, o enriquecer, nuestro tablero con más datos y métricas: WIPs, Lead Times, Fire Lanes, etc… pero lo verdaderamente importante, como ya me dijo mi mentor, es que: “La pasta está en el DONE”.

Toda la organización deberá estar focalizada en ese objetivo. Una tarea en curso está al 0% de avance. Una funcionalidad al 98% no es nada. La entrega de valor llega con el 100% y es allí donde el equipo saca pecho y mueve la tarea, la historia, o el proyecto hasta el “DONE”. $$$

P.S: Para aquellos más experimentados os habréis dado cuenta que la imagen que he usado para encabezar este post ha sido copiada de la del espléndido blog de Xavier Quesada, referente en la materia del Visual Management. No encontré mejor imagen para reforzar visualmente estas lineas.

Mucha suerte ahí fuera, y no dejéis de visualizar donde estáis y conversar sobre adonde pretendéis llegar.

Era mi primera CAS, igual que fue mi primer AOS hacia pocos meses. Debo reconocer que el feedback inicial no era demasiado esperanzador ya que muchos desde diferentes puntos coincidían en que la mayoría de charlas eran de empresarios hablando de “sus libros”. La verdad fué que una vez allí asistí a pocas de esas pero a las que asistí fueron una autentica pasada, llenas de planteamientos inteligentes y coherentes para con sus propias organizaciones, negocios y clientes.

Todavía sin ibuprofeno, me adentré en la sala Malinche para escuchar la keynote de Masa K. Maeda, la cual debo reconocer que cuanto menos no logró inspirarme, aunque eso no perturbaría mi ánimo totalmente predispuesto a disfrutar y aprender al máximo durante los dos días que se . Debo decir que dos días después tuve el placer de reencontrarme con Masa en Madrid, donde realizó una charla de clausura de la LeanCamp Madrid que fué magistral y enormemente inspiradora. Yo mismo le reconocí a Masa que me hubiese encantado tener esa charla en Cáceres.

Twit LeanCamp Madrid

Para mi primera charla del Jueves me reservé “Una historia de Agilismo” de la mano de, quien resultó ser el CEO de Biko, Diego Cenzano explicando su visión de su propia empresa y exponiendo con total claridad los 10 impedimentos para lograr los objetivos de cualquier empresa. Era imposible no observar, en cada uno de los puntos expuestos, a gran parte de la audiencia asistiendo en silencio como acto de reconocimiento explícito de que diego estaba dando en el clavo.

En esa charla tuve mi primer orgasmo que llegó con la propuesta de Diego, hecha realidad en Biko, acerca de la Cuenta de Resultados Bottom-Up. Equipos autónomos, conocedores de sus costes y con capacidad para definir su propia tarifa en base a su velocidad. OMG! WTF! Demasiado bonito para ser cierto… el único problema, tal como luego me reconoció Diego, era la imperiosa necesidad de reforzar la imagen del “Equipo Biko” que prevaleciese sobre la independencia de cada uno de sus equipos (Ups! he dicho independencia?) pero ya estaban haciendo foco en esa linea.

Lamenté no asistir a otros orgasmos colectivos, como las charlas de Uriarte y Guillermo Montoya de Deiser, que Twitter se encargó de evidenciar a través del hashtag de la conferencia. Al menos con la de Guillermo tuve la suerte de asistir a la Beta de su charla en Barcelona hacia la primavera pasada. Y confio que algún dia Jorge nos regale una repetición de la jugada, ya que si no me equivoco su charla no fue grabada (Lo dejo como punto de mejora para la CAS bilbaína de 2013).

Entre horas, aparte de los obligados cafés y las más que interesantes charlas de pasillo, asistí a alguna que otra charla corta y debo reconocer que me quedé muy insatisfecho. Los apenas 10 minutos de Ariel Ber abordando las “Comunidades de prácticas” y otros tantos minutos de Jorge Uriarte sobre el “Sesgo de Confirmación” fueron, lo mire como lo mire, un coitus interruptus. Grandes ponentes con grandes temas entre manos que debían ser reducidos a la mínima expresión presas del autoritario reloj. Me hubiese gustaria poder alargar esas charlas al menos media hora más para que no se quedasen únicamente en meras píldoras. Aún así, como digo, fueron unos minutos brillantes y la valentía de Ariel al utilizar el formato Pecha Kucha por la exigencia que le supone al ponente.

Después de una mañana intensa llegaba la hora de comer y la organización había optado por un tapeo de pié que propició un buen networking y conversaciones regadas con buen vino y acompañadas por viandas típicas, entre las que destacaron el buen jamón y las tortas del Casar.

Por la tarde opté por sacrificar el resto de sesiones para adentrarme de lleno en el taller sobre “Aprender y explicar Agile ágilmente” a cargo de Ariel Ber. La verdad es que soy ultra #fan de Ariel, pero siempre es un placer asistir a una de sus sesiones. El taller se inició con algunas dinámicas de toma de contacto con el objetivo de conocer a la audiencia que tenía ante él. Luego, tomando el rol de Product Owner algo estereotipado, nos hizo construir un Barco iterativo incremental. Para mí la dinámica más potente fue la de los Triángulos Equiláteros cuya finalidad fue evidenciarnos a todos las dependencias implícitas en un sistema complejo.

Tras un reducido descanso retomamos el taller realizando una charla-debate en el que abordamos temas más concretos acerca de la aplicación de Agile en nuestros proyectos. Para ello utilizamos la dinámica FishBowl lo cual, propiciando la participación de todos los asistentes, enriqueció enormemente la conversación.

Y así acabo el primer dia de la Conferencia, aunque no del todo…

La organización nos había preparado dos eventos nocturnos. Primero realizamos una visita guiada a la Ciudad Histórica de Cáceres. Sólo os digo que fue una experiencia muy interesante y… no os explico nada más! Si queréis saber detalles tendréis que ir a Cáceres 😉

Luego nos habían reservado durante unas horas un restaurante del centro donde volvimos a degustar tapas y vinos de la comarca, momento en el que retomaron conversaciones mas que interesantes y conociendo con ellas, por vez primera, a gente increíble, aunque a esas horas los vinos ya habían hecho efecto 😉

La noche acabó temprano, tras unos últimos Gintonics, ya que a la mañana siguiente debíamos retomar la Conferencia. O sea que cuando aún no eran las 5 de la madrugada y tras acompañar al último grupo a su hotel, fuimos en busca del merecido, aunque corto, descanso.

 

Mañana más.

de Barcelona a Cáceres

Desde el primer momento supe que este año asistiría a la CAS, sin excusas, la Conferencia anual de Agile Spain la prueba es que me hice con una de las primeras entradas “Early Bird” e intenté colaborar (pobremente) en la organización del evento, aunque debo reconocer que llegarme hasta Cáceres no me hacia especial ilusión. Que se me había perdido en Cáceres? No podían haber escogido una ciudad peor comunicada?

A esos problemas logísticos se le sumaba la necesidad de ir en avión y buscando la opción más económica la propuesta era ir de Barcelona a Sevilla con Ryanair para luego tomar un coche de alquiler hasta Cáceres. Como buen catalán me preocupaban los gastos pero la opción de Ryanair se me hacia cuanto menos desagradable.

Con esta fijación en la cabeza me propuse barajar tantos planes B como pudiera plantearme. Y se me acabó ocurriendo la idea de aprovechar el viaje alquilando una autocaravana, opción que también nos ahorraba el alojamiento. Y así nació la propuesta de hacer el primer #MOSCAS, acrónimo de “Motorhome Open Space to Conferencia Agile Spain”. Es decir, no sería interesante celebrar un Open Space en ruta tratando las inquietudes profesionales y sociales de los pasajeros asistentes? Total, la estimación optimista de 10 horas de conducción daban para ello y mucho más. Y de regreso tendríamos el mismo tiempo para continuar la experiencia.

Así fue que lo propuse a la comunidad de Agile Barcelona y en nada ya tenia a Bea, Ignasi y Carlos interesados por acompañarme en la aventura. En nada habíamos confirmado la existencia de un aparcamiento de autocaravanas full-equip y gratuito en Cáceres a apenas mil metros del centro de conferencias lo cual hacia aún mejor la propuesta.

Ya me veia reservando la parte trasera del vehículo para ubicar el tablón con los slots. Una “Happiness Door” colocada en el interior de la puerta trasera de la caravana. A la altura de Vilafranca ya habríamos expuesto los temas que querríamos tratar y los estaríamos priorizando mediante “Dot Voting“. En el camino de regreso podríamos haber enfocado el Open Space a compartir, debatir y profundizar las charlas a las que hubiésemos asistido.

Al final, lamentablemente, el alquiler de semejante vehículo tenia asociado límite de kilometraje por lo que la intención de recorrer más de 2.000 kilómetros incrementaba el presupuesto a cotas incoherentes, por lo que retomamos el plan original de viajar con RyanAir.

Tras no pocos zarandeos entre nubes llegamos a Sevilla y ya pasadas las 11 de la noche de la noche llegamos a Cáceres justo para aprovechar las últimas horas de los hosteleros del lugar para degustar exquisiteces locales acompañada de una buena charla político-independentista acompañados por el dueño del restaurante. Todo estaba siendo idílico hasta que se nos ocurrió aceptar la invitación para degustar un tremendo orujo blanco, que pasaron a ser tres más un gintonic, lo cual hizo que la noche se acortase en exceso y el madrugón para asistir a la keynote de Masa K. Maeda resultase tremendamente doloroso.

Luego el día se despejó gracias a un generoso ibuprofeno y pudimos disfrutar de un Jueves repleto de buenas charlas y esperados reencuentros…